Bachelet pide “desescalar” la tensión en Medio Oriente

La Alta Comisionada de la ONU para los DD. HH., pide que Israel y los Territorios Palestinos Ocupados disminuyan la tensión.

Bachelet hace un llamamiento a la desescalada en medio del creciente derramamiento de sangre en los Territorios Palestinos Ocupados e Israel.

GINEBRA (15 de mayo de 2021) – La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, hizo un llamamiento hoy para que se respete estrictamente el derecho internacional e hizo un llamamiento a todas las partes para que tomen medidas para desescalar la situación cada vez más alarmante en Israel y los Territorios Palestinos Ocupados.

«En los últimos 10 días, la situación en los Territorios Palestinos Ocupados e Israel se ha deteriorado de forma alarmante. La situación en Sheikh Jarrah, en el Jerusalén Este ocupado, desencadenada por las amenazas de desalojo forzoso de familias palestinas; la fuerte presencia de las fuerzas de seguridad israelíes y la violencia en torno a la mezquita de Al Aqsa durante el Ramadán; la grave escalada de los ataques desde y contra Gaza; y la chocante incitación basada en la raza en Israel han dado lugar a crueles ataques y a un aumento de las víctimas en los Territorios Palestinos Ocupados y en Israel», declaró la Alta Comisionada Bachelet.

«En lugar de tratar de calmar las tensiones, la retórica incendiaria de los dirigentes de todos los bandos parece tratar de excitar las tensiones en lugar de calmarlas. Una vez más, estamos viendo cómo se pierden vidas y cómo personas aterrorizadas se ven obligadas a huir o a esconderse en sus casas, sometidas a ataques que están siendo llevados a cabo por ambas partes en lo que puede equivaler a graves violaciones del derecho internacional humanitario.»

Bachelet advirtió que el lanzamiento de un gran número de cohetes indiscriminados por parte de grupos armados palestinos contra Israel, incluso contra zonas densamente pobladas, en clara violación del derecho internacional humanitario, constituye un crimen de guerra.

En Gaza, donde se han producido extensos ataques aéreos y bombardeos israelíes desde tierra y mar contra zonas densamente pobladas, preocupa que algunos ataques de las Fuerzas de Defensa israelíes hayan tenido como objetivo objetos civiles que, según el derecho internacional humanitario, no cumplen los requisitos para ser considerados objetivos militares.

El incumplimiento de los principios de distinción, proporcionalidad y precaución en la conducción de las operaciones militares supone una grave violación del derecho internacional humanitario y puede constituir crímenes de guerra.

«Insto a ambas partes a que garanticen el estricto respeto de sus obligaciones en virtud del derecho internacional. Israel, como potencia ocupante, tiene el deber de garantizar el acceso sin trabas de la ayuda humanitaria a la franja de Gaza», dijo el Alto Comisionado. «Los responsables de las violaciones deben rendir cuentas».

El Alto Comisionado también pidió al gobierno israelí que tomara medidas para frenar el preocupante brote de violencia entre grupos de ultraderecha, incluidos colonos israelíes, y ciudadanos palestinos de Israel, en ciudades como Lod, Jaffa, Ramle y Haifa.

Resulta especialmente preocupante el carácter aparentemente muy organizado de algunos ataques, así como el lenguaje incendiario que puede equivaler a una incitación al odio y la violencia raciales y religiosos.

Los informes indican que, en algunos casos, los colonos llegaron en convoyes organizados desde los asentamientos israelíes en Cisjordania para unirse a los grupos locales. También se han producido ataques violentos por parte de algunos ciudadanos palestinos de Israel. Esta semana se han producido actos de violencia colectiva en Bat-Yam, Jaffa y Acre, incluidos ataques a lugares de culto y al patrimonio cultural.

«Me preocupan especialmente los informes de que la policía israelí no intervino cuando los ciudadanos palestinos de Israel estaban siendo atacados violentamente, y de que los medios sociales están siendo utilizados por grupos de ultraderecha para convocar a la gente a traer ‘armas, cuchillos, palos, nudillos’ para usarlos contra los ciudadanos palestinos de Israel», dijo el Alto Comisionado.

También hay informes sobre el uso excesivo y discriminatorio de la fuerza por parte de la policía contra ciudadanos palestinos de Israel, cientos de los cuales han sido detenidos en relación con incidentes de violencia.

«Recuerdo al gobierno de Israel su deber de proteger a todos sus residentes y ciudadanos sin discriminación basada en nociones de ‘nación’, origen religioso o étnico, y de garantizar la igualdad de trato ante la ley», dijo Bachelet. «Los líderes políticos deben abstenerse de cualquier acción que inflame las tensiones, pero deben tomar medidas para prevenir y abordar la incitación al odio y la violencia y garantizar que todos los ciudadanos de Israel estén protegidos plenamente y en igualdad de condiciones, incluso tomando medidas preventivas».

La Alta Comisionada también se mostró profundamente preocupada por el uso de munición real por parte de las fuerzas de seguridad israelíes en el contexto de las protestas y los enfrentamientos en Cisjordania, que ha provocado la muerte de 10 palestinos sólo el 14 de mayo.

Cualquier uso de la fuerza por parte de las Fuerzas de Seguridad Israelíes en Cisjordania debe atenerse a los Principios Básicos sobre el Empleo de la Fuerza y de Armas de Fuego por las Fuerzas de Seguridad, que establecen, en particular, que las armas de fuego sólo pueden emplearse contra personas que representen una amenaza inminente para la vida o de lesiones graves, y únicamente como último recurso. En una situación de ocupación, el recurso injustificado e ilegal a las armas de fuego por parte de las fuerzas del orden puede constituir un crimen de guerra.

Bachelet pidió que se investiguen de forma independiente, transparente y exhaustiva todas las denuncias de violaciones del derecho internacional de los derechos humanos y del derecho internacional humanitario.

«Sabemos por la historia reciente cómo puede avanzar una situación tan grave con consecuencias totalmente catastróficas para miles de civiles», dijo Bachelet. «No puede haber ningún vencedor, ninguna paz sostenible resultante de la continuación del ciclo de violencia. Insto a todas las partes -y a los Estados con influencia- a que tomen medidas inmediatas para garantizar el respeto del derecho internacional, aliviar las tensiones y trabajar para resolver -en lugar de avivar- el conflicto.»

spot_img
spot_img
- Anuncios -spot_img
- Anuncios -spot_img
spot_img
spot_img

MÁS EN JUDICIALES.NET

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí