Internos de Tacumbú se gradúan como expertos en Huerta Orgánica

Un grupo de 17 personas privadas de libertad (PPL) de la Penitenciaría Nacional recibieron sus certificados en Agroecología con cursos impartidos por la Asociación de Productores Orgánicos (APRO) de Itauguá.

“Con esta capacitación los beneficiarios surgen como productores agrícolas con idea de negocio, cosechando los frutos frescos que irán a parar a la mesa de unos 125 internos del penal de Tacumbú, merced al Programa de Bienestar y Reinserción Social del Ministerio de Justicia, la Pastoral Penitenciaria del Pabellón D y, el apoyo de APRO y Granja Madre”, esbozó el director de la institución René Isair Alvarenga quien oficializó el acto de entrega de las constancias.

El “Curso Técnico – Práctico en Agroecología” de Huerta Orgánica consta de tres módulos según explicó el funcionario de APRO Fernando Melgarejo quien voluntariamente dicta las clases, con el impulso de Alejandro, una PPL apodada como “Cuba” quien desde el año 2021 ha sacado provecho a un rincón baldío de intramuros convirtiéndolo en un huerto ecológico.

La capacitación incluye, remoción de malezas, preparación de huerta, armado y colocación de pallets y camas, preparación de fertilizantes para suelo, elaboración de insecticidas y funguicidas, plan de siembra, cuidado de plantines, modo y cantidad de riego, trasplante y cosecha.

Cuidando el medio ambiente, la fértil producción en suelo plano y vertical de unos 70 m2, prodiga tomate, remolacha, zapallito, repollo, lechuga, poroto, ajo, locote, pepino, albahaca, acelga, lechuga, repollo, cebollita, cilantro, perejil, rúcula, zanahoria, maíz dulce, arveja y remedios refrescantes como burrito, cedrón, capi’í, y cedrón Paraguay. Ahora mismo, se acaba de cosechar frutilla orgánica libre de agroquímicos y de un inigualable sabor.

Al final del acto, una PPL presente se acercó para decir “Aspiramos nuestra semilibertad teniendo los conocimientos básicos en Agroecología”, anhelando el beneficio a remedo de César Augusto Giménez León, ex PPL de la huerta de Tacumbú quien en base a buen comportamiento y mucho esfuerzo, logró llamar la atención del juzgado que atiende su caso, que aprobó la mudanza de su emprendimiento a la Granja Ko’ê Pyahu.

Detrás de estos alimentos, hay muchas historias de trabajo de internos que dedican su vida a estudiar y trabajar dignamente a brazo partido de domingo a domingo desde las 7 de la mañana hasta que se ponga el sol, en la búsqueda de una segunda oportunidad, con todo el respaldo puesto por el Ministerio de Justicia.

spot_img
- Anuncios -spot_img
spot_img
spot_img

MÁS EN JUDICIALES.NET

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí