Edelio Morínigo cumple hoy siete años en cautiverio

Hoy se cumplen siete años del secuestro del efectivo policial Edelio Morínigo, a manos del EPP.

“Ani Peho pe mboreati porque pendepope aime hina socio”, fueron las últimas palabras del suboficial de Policía Edelio Morínigo antes de que los integrantes del autodenominado Ejército del Pueblo Paraguayo se lo llevaran a los montes del norte del país. Es decir, no cometan ningún error amigos porque estoy en sus manos, dirigiéndose a sus acompañantes de caza en medio del monte.

Estancia Macchi Cue. 12: 30 del 5 de julio de 2014. Fue el día, lugar y hora exacta en que la vida del policía quedo en manos del grupo criminal.

Pasaron 7 años de aquel día, convirtiéndose en el secuestro más largo en la historia de plagios de nuestro país. Al menos sin tener novedad si está vivo o muerto. Judiciales.net te cuenta los detalles de ese día, que dijeron los miembros del EPP y como liberaron a las demás personas, menos a Edelio Morínigo.

Edelio Morínigo junto con 7 personas llegaron a las 12:30 a la Estancia conocida como Macchi Cue, Departamento de Concepción. Ellos fueron Ramon Froilán Mendoza, Leonor Acosta Colman, Arnaldo Diaz Espínola, su suegro Pascual Ledezma, Raimundo Trinidad Sosa, Ignacio Acostas y su cuñado Santiago Ledesma.  Tres de ellos Pascual, Raimundo y Ramón se quedaron en el casco central de la estancia.

Los 4 restantes fueron al monte para cazar. Edelio iba vestido con un pantalón y una camisa de color Kaki tal como se lo ve en el video de la prueba de vida enviada por el EPP, donde se lo ve con el joven secuestrado Arlan Fick en el año 2015. También llevaba consigo su credencial, su billetera y arma reglamentaria por la cintura. El grupo de 4 personas caminaron por aproximadamente 1 hora y media pasando una picada y al llegar a una curva luego de pasar un esteral salieron los integrantes del EPP vestidos con uniforme militar y portando fusiles.  Eran 7 aproximadamente.

En ese momento Edelio al percatarse que se trataba del grupo armado lo primero que se le ocurrió fue tirar su arma, su placa de policía y billetera para que no se den cuenta que era un efectivo policial y piensen que iba a capturarlos. Tres integrantes del EPP quedaron con el grupo y Edelio, mientras los otros ingresaron al monte nuevamente.

Uno de ellos que aparentemente seria Osvaldo Villalba, según la descripción de los testigos, les ordenó para que todos se coloquen boca abajo. Los separó e interrogó uno a uno. Les sacaron su teléfono celular y sus armas y se identificaron como el Ejército del Pueblo Paraguayo. Les preguntó porque estaban en el lugar.

El EPP retuvo a los 4 desde las 14 hasta las 18 horas. En ese lapso le tomaron fotos a cada uno, de frente y costado. Antes de liberarlos les junto a todos y les dijo: “Somos del grupo guerrillero”.

Luego dijeron que entre ellos estaba un policía. Que se nota por su pinta y rostro. Allí inmediatamente pensaron que era un infiltrado. Le apartaron a Edelio en 4 ocasiones. Luego observaron que en su cintura estaba el estuche de su arma y le preguntaron dónde estaba. El respondió que se cayó. Luego ordenaron a Edelio que vaya a buscar acompañado de dos custodios del EPP. Al encontrar la pistola Edelio no tuvo más opción que confesar que era policía. En ese mismo momento los delincuentes le comunicaron que se quedaba con ellos como prisionero. Los acompañantes de Edelio pidieron quedarse con el grupo armado también ya que no soltarían a Edelio. La respuesta fue no. Edelio resignado pidió que busquen su billetera porque allí había 200 mil guaraníes. Pide que el dinero entregue a su esposa Elisa.

Este lugar es caracterizado por sus espesos montes propios del norte del país por donde los integrantes del EPP se desplazan desde hace varios años.

Los demás acompañantes de Edelio rogaron al EPP para que lo suelten. Ellos respondieron: “No se preocupen, le vamos a liberar a su socio”. Luego los integrantes del EPP entregaron sus armas al resto de los acompañantes de Edelio y dijeron: “La vida de su amigo está en sus manos. No cuenten de esto a los militares ni policías”.

Edelio ya en poder del EPP miró a sus compañeros de caza y esta fueron sus últimas palabras: “Ani Peho pe mboreati porque pendepope aime hina socio”.

El EPP luego de varios meses mediante un panfleto puso sus condiciones para liberarlo. pidió la liberación de varios de sus integrantes a cambio de soltar a Edelio. Es un pedido imposible de cumplir ya que el Estado no pude negociar de esta manera con el grupo armado. Es decir, una sentencia de muerte.

En estos 7 años el suboficial de policía no pareció en ningún video de los secuestrados posteriormente. Tampoco se tienen datos de su situación. La FTC hace 2 años comunicó a sus familiares de que ya no se encontraba con vida, pero sin ningún sustento más que un rumor.

spot_img
- Anuncios -spot_img
spot_img
spot_img

MÁS EN JUDICIALES.NET

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí