A falta de buenos radares, narcoavionetas se pasean por el país

La falta de radares que detecten la presencia de aeronaves ilegales hace que nuestro territorio sea atractivo para narcotraficantes.

El último operativo de la Secretaria Nacional Antidrogas, en la reserva natural Paso Bravo, Departamento de Concepción reveló datos alarmantes.

En una sola pista clandestina se encontraron 150 bidones de combustible de aviación. Eso da un promedio de 30 viajes mensuales de avionetas que traen cocaína en su mayoría desde Bolivia. Para ser más precisos, cada aeronave tiene la capacidad de transportar cerca de 500 kilos de droga por viaje. En un mes se pueden llegar a transportar 15.000 kilos, una verdadera industria de la cocaína en Paraguay.

RADARES INSERVIBLES
La Fuerza Aérea Paraguaya actualmente sólo cuenta con radares primarios de corta distancia, situación que les impide realizar los controles del ingreso de las “narco avionetas”. Si bien la Ley N° 5.400/2012 sobre vigilancia y control del espacio aéreo estipula que se debe realizar vigilancia, identificación e interceptación, esto no se puede cumplir en la práctica.

Por otro lado, la Dirección Nacional de Aeronáutica Civil (Dinac) cuenta con radares secundarios. Éstos solo detectan a las aeronaves que presentan su plan de vuelo y permiten ser detectadas mediante un dispositivo de rastreo.

Los radares secundarios no tienen la capacidad de detectar a los ilegales o cuando el dispositivo de rastreo se apaga voluntariamente por el piloto.

CORREDOR ESTRATÉGICO PARA EL NARCOTRAFICO
Al no contar con rigurosos controles, Paraguay se convierte en el principal corredor o país de tránsito del narcotráfico. La droga se trae de Bolivia sin mayores inconvenientes, se procesa en Paraguay (mezcla con precursores para aumentar volumen) y luego su destino es el continente europeo, a través de los puertos. La sustancia ilegal se esconde en productos que se transportan en contenedores, como por ejemplo de carbón vegetal, latas de pintura u otros.

Se calcula que la reserva de Paso Bravo sería el actual epicentro del tráfico aéreo de drogas por su ubicación estratégica entre el Departamento de Concepción y el Chaco Paraguayo.

La Senad realizó un operativo denominado «Cielo Guaraní Soberano», en el que se incautaron 94 toneladas de marihuana y se destruyeron siete pistas clandestinas con explosivos para dejarlas inoperativas.

FALTA DE VOLUTAD POLÍTICA
Hasta ahora no existen acciones concretas para adquirir un radar moderno para controlar el espacio aéreo y evitar el ingreso de toneladas de cocaína a nuestro territorio. Si bien siempre se anuncia que está en trámite la adquisición de los recursos, nunca se concreta. Mientras tanto, a raíz de esta situación, nuestro país sigue siendo un país de tránsito para el narcotráfico.

spot_img
- Anuncios -spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

MÁS EN JUDICIALES.NET

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí